miércoles, enero 25, 2006

Hola mi amor, yo soy el lobo... (Acu?)

Hoy estuve más cansada que de costumbre en mis clases. Ya no soy joven. Joder, ya no tengo quince años, dirían por ahí.


Mientras estaba en la papelería sacando mis copias de liríca, vi pasar a un trasvesti (a una vestida, mejor dicho), no pude evitar mirarlo un poco, por curiosidad o lo que sea (la curiosidad mató al gato, sigh =S) cuando de repente no sé que dijo (estaba al otro lado de la calle) y se enoja (osea, por dios, ni lo vi tanto ni le hice ninguna grosería) y ya pues, en eso, que se cruza la calle y bien enojado que se va acercando a mi. Como buena gallina que soy, presentí que iba a golpearme, a reclamarme o algo. Mientras se acercaba yo pensaba y visualizaba todas las opciones:


- Se acerca a mi, me da un puñetazo tan fuerte que me tira, me empieza a decir de cosas y el señor de los chicharrones sale para calmarlo. La señora, esposa del chicharronero, se pone histérica y en vez de hacer algo conmigo, se pone a gritar. Yo me rehuso (riuso) a despertar sin antes haber visto a mi abogado.

- Se acerca a mi, me dice de cosas, me da un sermón y nos ponemos a platicar, lo invito al vips y decubre que no es gay, ni vestida ni nada y se vuelve el amor de mi vida.

- Se acerca a mi, lo mismo de arriba, pero terminamos siendo super amigas por siempre.

- Se acerca a mi, me da un puñetazo, me tira, me da puntapies con sus zapatos de punta filosa, me saca los ojos y yo me vuelvo una indigente que vive de limosnas vagando por las calles aledañas a la uam mientras los estudiantes de filosofía me homenajean y me vuelvo un ícono cultural.

- Se acerca a mi, me saca las tripas mientras llama a su ejército de vestidas que vienen por ella en un ovni y yo, bueno yo quedo regada y mi sangre alimenta a las ratas de iztapalapa que al tener contacto con la sangre humana se vuelven mutantes y andan por ahí haciéndoles la vida imposible a los estudiantes de errhhmm alguna ingeniería y en mi honor (salve la diosa que nos dio vida!) sacrifican a la Vaca. Seeeee...

Algo así pensaba, pero la realidad fue muy diferente:

Se acercó a mi y mientras pasaba me dijo:
-¿Para que me quieres putona?
Ah!!!!! yo suspiré de alivio. Después de imaginarme todo eso, lo mejor que pudo pasarme fue lo que pasó. Ya iba yo a voltearme y darle las gracias cuando recordé que todo puede suceder y mejor lo dejé así.

Me inspiró tanto que ahora voy a adoptar esa frase. =P


Ya, voy por un vaso de leche.

5 dichos:

Royal Majesty Queque dijo...

oh! qué onda! yo una vez en la zona rosa que fui al péndulo con una amiga nos encontramos así a un gay así sueter rojísimo y pantalón azul y pues se puso a platicar con nosotras y así de su perfume jajaja y pues en una de esas se acerca un chico y le cerraba el ojito y todo jajajaja aaah si...era muy amigable el chico, luego hay uos bien hostiles =S

Saludos manis (})

rotten doll dijo...

jajajajajjajajajajajjajajajaja

ay jajajjaa que buena frase, hasta l@ visualice diciendotela...aca con un vestido rosa de pendejuelas ja!

drunk happy tears dijo...

jajaja, ahh son casi las 12 pm y apenas me voy levantando! te leo y me he reido mucho. gracias ya no me estaba gustando haberme levantado tan tarde, pero al menos ya traigo , digamos una sonrisa putona jajaja.

saluditos.

Daniel Espartaco dijo...

no, ya no tienes quince años

P0ko dijo...

jaja, pues si manis, a mi me tocó uno hostil... jeje.
*
pss no era rosa de lentejuelas, pero casi... era leopardo. =P
*
oh!! señorita que bueno que me visita, jajaja eso de la sonrisa putona me dió risita =$
*
no... ya no tengo quince años. ¿Eso es bueno o malo? que va, somos un par de buenos vegetales. =D

 

Blog Template by YummyLolly.com