jueves, septiembre 10, 2009

a.m.o.r...

Ayer día lluvioso y todo el día contigo. Gracias por el dije: tu corazón de plata pintado con pensamientos. Gracias por la paciencia. Gracias también y como no, por la cerveza. En una cadenita pondré el colgante de pensamientos pintados y lo llevaré al cuello cuando te vea. Gracias por el restaurant y por dejarme acompañarte a la librería. Gracias por enseñarme a jugar... ya sabes, me da pena decirlo. Gracias por leer y corregir, por creerme. El otro día, no sé si te acuerdas, me pediste que te llevara a bailar. Vamos a bailar, tenemos de nuestra parte el pequeño vals vienés de Lorca y con música el de Cohen. Vamos a bailar sin soltarnos nunca las manos, porque te quiero, toma este vals:

En Viena hay diez muchachas,
un hombro donde solloza la muerte
y un bosque de palomas disecadas.
Hay un fragmento de la mañana
en el museo de la escarcha.
Hay un salón con mil ventanas.

¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals con la boca cerrada.

Este vals, este vals, este vals, este vals,
de sí, de muerte y de coñac
que moja su cola en el mar.

Te quiero, te quiero, te quiero,
con la butaca y el libro muerto,
por el melancólico pasillo,
en el oscuro desván del lirio,
en nuestra cama de la luna
y en la danza que sueña la tortuga.

¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals de quebrada cintura.

En Viena hay cuatro espejos
donde juegan tu boca y los ecos.
Hay una muerte para piano
que pinta de azul a los muchachos.
Hay mendigos por los tejados,
hay frescas guirnaldas de llanto.

¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals que se muere en mis brazos.

Porque te quiero, te quiero, amor mío,
en el desván donde juegan los niños,
soñando viejas luces de Hungría
por los rumores de la tarde tibia,
viendo ovejas y lirios de nieve
por el silencio oscuro de tu frente.

¡Ay, ay, ay, ay!
Toma este vals, este vals del "Te quiero siempre".

En Viena bailaré contigo
con un disfraz que tenga
cabeza de río.
¡Mira qué orillas tengo de jacintos!
Dejaré mi boca entre tus piernas,
mi alma en fotografías y azucenas,
y en las ondas oscuras de tu andar
quiero, amor mío, amor mío, dejar,
violín y sepulcro, las cintas del vals.

Federico García Lorca
Pequeño Vals Vienés




Leonard Cohen - Take this waltz

2 dichos:

Ernesto dijo...

¡qué bonito!

Amilcar dijo...

cuanto tiempo sin verte, te comento apenas ahora porque queria que fuera sorpresa. (¿que caso tiene, si lo estas esperando?) Mira lo que hice para ti, en el colmo del colmo, traduje ahora los versos de cohen. Por supuesto, lo acabo de hacer muyr rapido, así que talvez la musicalida dno se la mejor. Hasta el final cog{i un poco de ritmo

Veras, en Viena hay diez lindas muchachas
Hay un hombro donde la muerte viene a llorar
Un salón con novecientas ventanas
Un árbol donde las palomas se acercan a morir
Hay un pedazo arrancado a la mañana
Exhibido en el museo de la escarcha.

Ay, ay, ay, ay
Toma este vals, toma este vals
Toma este vals con el bozal en su fauces
Oh te quiero, te quiero, te deseo
Sobre una butaca y la revista muerta
En pasillos donde el amor nunca ha estado
Sobre una cama donde suda la luna
En un llanto colmado de huellas y arena
Ay, ay, ay, ay
Toma este vals, toma este vals.
Toma este vals que se rompe en tus manos.


(te amo)

 

Blog Template by YummyLolly.com